domingo, 3 de agosto de 2008

Decepción



Una noche extraviada de julio,
un te quiero de luna imposible,
un suspiro de espejos quebrados.

Y a tu lado,
babeándolo todo
mientras castran el más puro amor,
unos labios que no son los míos
unas manos que manchan tu piel.

Pasión exenta de alma
que hipoteca tus ganas de mí
aún sabiendo que yo te había dado
para siempre las olas del mar.

2 comentarios:

maalexandra dijo...

hay amores que son ingratos, aun dandoles regalos preciosos se van.

un abrazo.

Angelusa dijo...

Sí, pero... intentar retenerlos en conta de su voluntad acaba minando del todo el amor.
Pasa buen día. Un abrazo.