viernes, 29 de agosto de 2008

Nostalgia




Te echaré de menos una tarde lluviosa de octubre

cuidando que no mojen mi pelo las gotas de agua que caen.


Pensaré en ti, musitando por última vez

con los ojos cerrados tú nombre.


Y condensada de pena mi alma,

reescribiré este poema sin llanto.


Aunque ausentes tus labios de mí,

esa tarde otra vez volveré a sentir tú ternura en mi piel.


Tan sólo dos perros pequeños sabrán la verdad.

Y por fin,envuelta en certezas,


mientras siguen cayendo las hojas,

con tristeza podré confirmar que Dios jamás existió





6 comentarios:

maalexandra dijo...

la nostalgia nos lleva a conclusiones apresuradas...

aprecio tu comentario.
un abrazo.

Miguel Schweiz dijo...

Jo... qué triste. Es bellísimamente triste, mucho
Besitos

Mr Bonkei dijo...

Recalo mi barco por primera vez en tus playas y en verdad qued� sorprendido,de todo lo bueno que hay en �l hermosos poemas y sinceras palabreas que nacen del alma.
Un sincero saludo y espero regresar muy pronto.

Angelusa dijo...

Maalexandra, y a veces hasta la locura...

Miguel, sí, muy triste, no sé si te podrás imaginar cuánto... Ojalá que no.

Mr. Bonkei, con tanto maremagnum de blogs que hay en Internet, no me extraña que te olvides de los que has visitado. Quiewro decir con esto que no es la primera vez que entras a mi Cuaderno.

Gracias a los tres por venir.
Besos

Dona dijo...

Angelusa, he llegado a tu blog a través de "Inventario de silencios" y me han gustado tus poemas. Quisiera saber si podría publicar alguno en el mío: "Un mundo de versos y cuentos", con la debida referencia a tu autoría.

Un abrazo de
Dona

Angelusa dijo...

Dona, muchas gracias por tus palabras. Claro que puedes poner los poemas que quieras, para mi es un honor.
Un abrazo para tí también.